lunes, 26 de mayo de 2008

La prensa española e Israel

El pasado 20 de marzo publiqué en este blog una entrada en la que incluía un artículo de Herman Tertsch hablando sobre el excelente discurso de A.Merkel en la Knesset. Entonces me comprometí a dedicar una de estas entradas al trato (o maltrato) que la prensa española dedica a Israel.

La verdad es que este último mes ha sido excepcionalmente intenso en este tema. Se cumplían 60 años de la declaración de Independencia del Estado de Israel, lo que los israelíes llaman Yom Ha'atzmaut (Día de la Independencia) y los árabes Nakba (catástrofe). Con este detalle, supongo que ya quedan claras muchas cosas, no?

Me gustaría antes de nada, repasar algunos hitos históricos que convendría dejar claros.
- Acabada la II Guerra Mundial, La Sociedad de Naciones aprueba el Mandato Británico de Palestina, que reconocía el establecimiento de un "hogar nacional para el pueblo judío".

- En 1947, Naciones Unidas aprueba la partición del Mandato de Palestina en dos estados, uno judío y otro árabe.
- La liga árabe rechazó el plan. La situación se complica, teniendo en cuenta que el Mandato Británico aprobado por la Sociedad de Naciones finalizaba el 15 de Mayo de 1948.
- El 14 de mayo de 1948, el gobierno judío provisional declaró la independencia de Israel, siendo reconocido inmediatamente por la Unión Soviética, Estados Unidos y muchos otros países. El reconocimiento de España no llegaría hasta 1986.
- Esa misma noche Egipto, Siria, Jordania, Líbano e Irak lanzan un ataque conjunto contra Israel. La situación fue calificada por Naciones Unidas como "la primera agresión armada que el mundo ha conocido desde el fin de la guerra".
- La guerra duró hasta el año siguiente, firmándose armisticios con Egipto (24 feb), Líbano (23 Mar), Transjordania (3 Abr) y Siria (20 Jul). Insisto en un punto importante: LA GUERRA y tengamos en cuenta que fue Israel el atacado y no el atacante.

Después de todo esto, llegarían la guerra de los seis días, de Yom Kippur, la primera y segunda intifada, los ataques de hamás, etc, etc, etc. Lamentablemente, 60 años de ataques continuos.

Después de esto, vamos al ajo. Sistemáticamente veo en los medio españoles como se insiste en la condición de víctima del pueblo palestino. Y efectivamente, estoy de acuerdo: Hay muchas ocasiones en las que los palestinos han sufrido. Murieron muchos durante la guerra de la independencia y después (se estiman unas 10.000 bajas entre civiles y militares durante 1948) Además, hay muchos miles de palestinos viviendo como refugiados, porque durante un tiempo la estrategia política de Israel (marcada por la necesidad de defenderse de agresiones) consistió en ocupar territorios conquistados durante las guerras... En fin, una desgracia.

Sin embargo, lo que jamás veo en la prensa es lo que sucedió en el otro bando, el ganador, el atacado. El cálculo es de unas 6500 bajas (civiles y militares) y desde entonces la situación en el país no es precisamente cómoda, pues los israelíes viven constantemente bajo la amenaza de un nuevo ataque.

¿Pero cuál es la situación real de los árabes en Israel? pues no son una "minoría aplastada" como se nos intenta hacer ver. El árabe es lengua oficial, hay un ministro árabe en el gabinete, hay jugadores árabes en la selección de fútbol, hay un juez árabe en la Corte Suprema, 3 de los 12 partidos políticos israelíes son árabes... ¿realmente crees que estos son signos de una minoría oprimida?

Es cierto que en Gaza y Cisjordania la situación es muy distinta, hay grandes desigualdades si lo comparamos con Israel, la población vive sumida en una situación de gran pobreza, los jóvenes tienen escaso futuro y muy posiblemente esto sea una importante causa del fanatismo religioso, pero ¿es responsable Israel o el gobierno de los territorios Autónomos?

Es curioso como, coincidiendo con el aniversario de la Declaración de Independencia, lo que los diarios de este país han publicado sean artículos donde se victimiza al Palestino. ¿No hubiera sido más razonable tratar de acercar la realidad del Estado de Israel a sus lectores? El Mundo califica la guerra de 1948 como Matanza o masacre, pero no habla de cómo Israel es hoy la única democracia de la región, cómo ha conseguido convertir los parajes desérticos en fuentes de riqueza y se ha convertido en una potencia tecnológica a nivel mundial.

Tan sólo han aparecido algunos artículos hablando de la realidad del país, del día a día de sus ciudadanos, pero siempre firmados por colaboradores externos, firmas invitadas, pero nunca por los corresponsales, que hablan en otra dirección, dejando clara cuál es la línea editorial de los diarios.

Félix Bornstein le daba ayer desde Mercados la réplica a los corresponsales de su propio diario (EL MUNDO), quienes firmaban el artículo de 8 de mayo Lo hacía con estas palabras: "El periodismo veraz multiplica los panes y los peces pero no el número de personas. Algunos entienden así su preocupación por los derechos humanos".

Permitidme que vuelva a remitirme a la campaña desarrollada por la embajada (www.paisdemierda.org). Israel es un país maravilloso, con gente fantástica y que merece la pena ser conocido de verdad.

2 comentarios:

Uxío dijo...

Este tema me supera. Espero que llegue un momento, alguna generación, que mire hacia atrás y diga "que absurdo fue todo; que primitivo; que medieval; que irracional". El problema ahorita es que cuesta ver el maltrato a un país que ejerce una fuerza bruta desmesurada sobre todo un pueblo. El problema de Israel no es de relaciones públicas sino de examinar el fondo de su política exterior. No es fácil claro que no. Pero creo que si algo demuestran todos estos años es que las posturas de unos y otros son parte del problema: de todos, y no sólo de los "otros". Cuesta ver que Israel sea el país maltratado por la prensa tras esas imágenes de barrios depauparados, de niños asesinados, de bloqueos sistemáticos... Imagina algo similar con Andoain, Mondragón...

sol dijo...

Gracias José por escribir cosas así. La gente no quiere saber la historia real pues es mas cómodo seguir lo que dice tanta gente malinformada.
De todas formas en un mundo global como el que vivimos, estas cosas no deberían existir, no tenemos porque justificarnos cada día, para querer vivir en un país libre sin agresiones.